Martes, 09 Septiembre 2014 09:55

¡La gente se mueve por la primera infancia! Redes sociales en Boyacá y Cundinamarca

Una investigación adelantada por Proyecto 7 Red Social de Conocimiento de Inicio Parejo de la Vida, permitió reconocer las experiencias de comunidades y personas que se unen y actúan por una sola causa: el cuidado de la salud para el desarrollo integral de niños y niñas menores de 6 años.

La investigación, que involucró a actores formales, como instituciones municipales; al igual que actores informales, como madres de niños o fundaciones cívicas en 10 municipios de Cundinamarca y Boyacá, permitió conocer la percepción de estas personas sobre cómo están conformadas las redes sociales y cómo interactúan por el cuidado de la salud de la primera infancia.

Se encontró que en el caso de las redes formales, las interacciones para dar respuesta a un caso de cuidado de la salud de un niño o niña, están mediadas por una serie de protocolos estandarizados, oferta de servicios, instancias institucionales y jerárquicas que dan respuesta a necesidades observadas, detectadas por personas con una mirada “externa” a la realidad de los niños.

En las relaciones entre actores formales e informales se reconocieron “puentes” que permiten la comunicación. Por ejemplo, los medios de comunicación y las Juntas de Acción Comunal son actores que por su naturaleza median entre el gobierno local y la comunidad, llevando mensajes y dando a conocer las necesidades sentidas de la gente.

En Sopó, la emisora comunitaria que dependía de la Junta de Acción Comunal de la vereda El Chuscal, fue durante años el puente entre la comunidad y la institucionalidad. Mediante el perifoneo difundía información de los folletos de instituciones como la secretaría de salud, que promueven servicios y recomendaciones para el cuidado de los niños y niñas. Este año, tras su salida del aire por la cancelación de la licencia, los vínculos construidos entre las entidades y la comunidad corren el riesgo de romperse.

Redes como esta son las que surgen a partir de las necesidades sentidas de los actores informales. En Cogua, la conductora de una camioneta que transporta a los niños y niñas de una ludoteca es un canal de comunicación efectivo entre las funcionarias de esta institución y los padres de familia. Lleva mensajes en cada recorrido que hace con los niños, reforzando además las buenas prácticas para el desarrollo infantil que se generan en la ludoteca.

Experiencias como estas son las que dan cuenta de la inmensa capacidad de las comunidades para organizarse, creando redes sociales que, si bien no siempre son “visibles” dan respuesta a necesidades para que los niños y niñas tengan un inicio de vida saludable e integral.

Foto: Taller de Re-editores en Chía, Cundinamarca / Tatiana Joiro

Modificado por última vez en Martes, 09 Septiembre 2014 09:59