Lunes, 28 Julio 2014 00:00

El resfriado, más atención a una enfermedad 'común'

Dentro de las enfermedades respiratorias agudas, encontramos múltiples entidades que afectan la salud de las personas, en especial de los niños. Las personas con mayor predisposición a tener complicaciones por estas enfermedades son los niños menores de dos años y los adultos mayores de 65 años. La inmadurez del sistema inmune y el pequeño calibre de las vías aéreas hace que sea particularmente importante aprender a identificar cuando una gripa puede complicarse en los primeros años de vida.

El resfriado común es una de las enfermedades que puede presentar complicaciones como infecciones del oído, sinusitis, bronquiolitisy neumonía, que pueden prevenirse y manejarse adecuadamente si se aprende a detectar los signos de alarma para actuar oportunamente. Es importante aclarar que el profesional de la salud que atiende al paciente, tiene la responsabilidad de no solo tratar la causa que aqueja al niño, sino también debe explicar con gentileza y sencillez, en que consiste la enfermedad y como puede prevenirse.

El resfriado común produce 22 millones de ausencias en la asistencia a instituciones educativas así como 20 millones de ausencias en el trabajo. Es una enfermedad que se encuentra entre las primeras causas de muerte entre los niños menores de cinco años según la Sociedad Americana de Medicina Familiar. El uso de medicamentos como antibióticos y jarabes para la tos a la venta sin prescripción y para el resfriado común en niños menores de dos años, no solo no traerá beneficios sino que pueden ser lesivos. Por eso es imprescindible seguir los signos de alarma y recomendaciones que su médico le indique.

Aunque el resfriado común se caracteriza por presentar síntomas como congestión nasal, tos, dolor de garganta, estornudos y fiebre, los niños expresan de diferentes maneras a los adultos su malestar frente a una enfermedad: pueden tener irritabilidad, dificultad en el sueño y disminución del apetito. La causa del resfriado común se debe a infecciones que pueden ser causadas por más de 100 tipos de virus, para lo cual se recomienda no usar antibióticos, ya que –contrario a la creencia popular- no es efectivo. Solo el resfriado común que se sobre infecta por una bacteria desencadenando una complicación completamente diferente, es la enfermedad que puede ser tratada con antibióticos ¿Quién lo debe prescribir? El médico tratante o pediatra.

El uso indiscriminado de antibióticos puede traer malas consecuencias para la salud, ya que las bacterias, organismos completamente diferentes a los virus, generan resistencia. ¿Qué significa esto? Que la siguiente infección que pueda tener un niño sea más difícil de tratar porque se van agotando las opciones de antibióticos para tratarlo, ya que los gérmenes se han hecho resistentes por la exposición previa a antibióticos innecesarios.

¡Acción a tiempo!

¿Por qué a una infección tan común como el resfriado se le debe dar tanta atención? Porque es una enfermedad completamente prevenible. Es decir, si se actúa a tiempo, las muertes y complicaciones graves de esta enfermedad en los niños pueden reducirse drásticamente.

Para prevenirla es necesario realizar un muy buen lavado de manos antes y después de comer, y en el caso de tener síntomas de resfriado, después de cada estornudo y tos. ¿Por qué es tan importante? Porque los virus se propagan a través de “gotitas” respiratorias, es decir, una persona cercana que inhale esas pequeñas “gotitas” adquiere el virus.

Además al cubrirse la boca o la nariz con la manos, el virus se transporta cuando se come, cuando hay contacto al saludar y todas las demás actividades que realizan los niños con las manos. Por esto, se recomienda limpiar las secreciones con pañuelos y luego lavarse las manos. Evitar compartir las bebidas con otros miembros de la familia, así como el contacto con personas que tengan evidencia de estar sufriendo de un resfriado común, en caso de que sea inevitable procurar que estas personas utilicen tapabocas para disminuir el riesgo de contagio a otros.

Una adecuada alimentación debe ser dada constantemente a pesar de la disminución del apetito. La vacunación debe estar al día, no necesariamente relacionado con el resfriado común, pero si para prevenir otras enfermedades que los niños puedan adquirir. Recuerde que el cuidado siempre debe ser integral.

Por último es importante que se acerque a su médico tratante y tome unos minutos para aprender los famosos signos de alarma ¿Cuáles son? ¿Cómo los observo y los mido? ¿Son iguales para todas las edades? Aclare todas sus dudas, aprenda a tomar la temperatura con un termómetro, a contar las respiraciones en un minuto, a identificar los tirajes e identificar al color morado de la cianosis. Su participación e interés es vital en el cuidado de la salud de los niños.

Para más información sobre resfriado común, consulte:

Medline plus
Centros para el control y la prevención de enfermedades
Hospital de Boston

En inglés:

Clínica Mayo
Asociación Americana de Medicina Familiar

Textos: Dr. Yussef Diab Salamanca
Foto: Creative Commons - pixabay.com/p-156098/

 

Modificado por última vez en Martes, 09 Septiembre 2014 08:40